CAC Comité Ambiental Comunal – La Reina

BOSQUES, SENDEROS Y HUERTAS PARA LA REINA:

CORREDORES SOCIOAMBIENTALES, IDEAS DE FUTURO

Por Sebastián Infante


El territorio comunal de La Reina es atravesado por tres grandes canales, que transportan aguas provenientes de la cordillera andina.  El primero de ellos, el canal San Carlos, el más emblemático y conocido, cruza la comuna de sur a noroeste, entre las avenidas José Arrieta y Francisco Bilbao, transportando aguas a comunas vecinas, en una cadena que termina en Colina, a través del canal del Carmen, que es su continuación a partir del cruce del río Mapocho.


Se alimenta adicionalmente de las aguas del canal de Ramón, que transporta las aguas de la quebrada que vacía la cuenca hidrográfica que delinean las cumbres de los cerros Provincia y San Ramón, administrativamente pertenecientes a la comuna de Las Condes. Corre de noreste a noroeste.


Paralelo al canal San Carlos, en una cota más elevada, corre el canal Las Perdices también transportando aguas más allá de la comuna.


Estos canales también se alimentan, captando las aguas lluvias de las comunas del sector oriente de Santiago, a través de suelos compactados, producto de la trama impermeable de sus avenidas y calles de mayor pendiente.


La comuna también es surcada por acueductos subterráneos, como el que corre paralelo a pocos metros al este del canal San Carlos: el acueducto Laguna Negra, que trae el recurso hídrico directamente desde la alta cordillera a la planta de potabilización ubicada en Antonio Varas con Pocuro, comuna de Providencia. Existe un paño afecto a restricción en materia de construcción, propiedad de Aguas Andinas, que corre paralelo en toda su extensión al bien nacional de uso público en el cual está incluida la caja del canal San Carlos, aledaña a su vez del Parque Tobalaba.


Esta franja de propiedad de Aguas Andinas tiene un ancho que oscila entre 15 y 40 metros y una extensión de 4,7 km en línea recta. Es apenas interrumpida por siete avenidas motorizadas (Larraín, Simón Bolívar, Echeñique, La Cañada, Príncipe de Gales, Troncos Viejos y Eliecer Parada). En promedio, hay un cruce de calles cada 600 metros lineales, equivalentes a 6 cuadras comunes  de la trama urbana. En este terreno existen dos parques, aledaños a los tramos comunales de la avenida Sánchez Fontecilla, interrumpida entre Américo Vespucio y Pepe Vila, en los extremos norte y sur de la comuna. Entre Príncipe de Gales y Pepe Vila, el espacio tiene numerosas secciones baldías, estacionamientos de propiedades vecinas y unos pocos emprendimientos locales.


Por su parte, Aguas Andinas es propietaria de un terreno de aprox. 7 hectáreas, aledañas al Parque Intercomunal por el noreste y a la Plaza Chile Perú por el suroeste, también sujeto a restricciones de construcción, que contiene un tramo del canal de Ramón y los primeros estanques de agua potable que contó Santiago construidos en la década de 1850, que se alimentaba de las aguas de Ramón, desde la Conquista apreciadas por su mejor calidad que las provenientes del río Mapocho, que arrastran más sedimentos. Allí funcionó un club de campo de la antecesora empresa estatal EMOS, que fue abandonado en la década del 90.


Para mejorar los servicios ambientales que nos prestan los canales y acueductos, cabe plantearse los desafíos para la gestión ambiental local, desde el ámbito del municipio y de las organizaciones de la sociedad civil.


En primer lugar, teniendo en cuenta la gran cantidad de terrenos baldíos con limitaciones para la construcción, se plantea generar dos grandes infraestructuras verdes, que adopten la figura de corredores socioambientales en torno a los canales San Carlos y de Ramón.


Cada corredor verde debiera combinar tres componentes básicos: bosque nativo, senderos, ciclovías transversales, huertas agroecológicas y pequeños claros, dedicados al descanso, el arte y la cultura, con restricción estricta al tránsito vehicular). Para simplificar hablaremos de “Bosque-Sendero-Huertas” (BSH)


Los beneficios de contar con BSH para las comunidades aledañas se expresarían en:

  • Desarrollo de corredor biológico para numerosas especies nativas de flora, fauna y fungi
  • Oportunidades de trabajo y emprendimiento locales (agroecología, guardaparques, educadores ambientales, guías ecoturísticos, interpretación artística o cultural)
  • Oportunidades para el voluntariado y la cooperación
  • Oportunidades de aprendizaje
  • Mejoras en la interrelación y el diálogo entre vecinos
  • Mejoras en el uso del tiempo libre
  • Mejoras en la salud física y mental
  • Mejoras en la accesibilidad universal a los beneficios de la naturaleza
  • Mayor uso de la bicicleta y la caminata

Los BSH son potenciales adaptantes locales al cambio climático. Nos harían más resilientes a las sequías, olas de calor y a la contaminación del aire durante el otoño.invierno.


Desde el punto de vista de la economía, desarrollan la base productiva de bienes y servicios a nivel local, generando nuevos emprendimientos y empleos, circulares y de proximidad.

 

Desde luego, llevar adelante un proyecto de transformación urbana como el planteado, requiere de una política de gestión municipal consistente y perseverante, orientada a:


  • Obtener comodatos de terrenos baldíos pertenecientes a Aguas Andinas, contra la ejecución de proyectos que cuenten con recursos para invertir y manejar adecuadamente
  • Resolver entre distintas alternativas de gobernanza y administración de los proyectos, contemplando incluso la creación de nuevas corporaciones (como lo son la Aldea del Encuentro y el Parque Mahuida, entre otros), que reciben aportes basales del presupuesto del Municipio para su operación
  • Planificar participativamente con las organizaciones vecinales las imágenes objetivo de cada intervención y los presupuestos asociados.
  • Formular proyectos y levantar recursos del FNDR, u otro fondo, para desarrollar las obras de infraestructura necesarias para transformar estos terrenos (cierros, plantación, construcción de senderos y señalética, equipamientos y bancales).
  • Crear nuevos programas municipales de prevención de la salud, educación ambiental, desarrollo productivo, inclusión social y dirigidos a los adultos mayores.
 

Sebastian Infante es Vecino y parte de la Asamblea de la plaza Chile-Perú; Director Ejecutivo de la Fundación Sendero de Chile y parte del equipo de Diálogos Caminantes por La Reina.